COLPASO

INMINENTE

En 1999, el país cambió su modelo al socialismo y eligió al presidente Hugo Chávez, quien luchó por el populismo, rompió los lazos con Estados Unidos y se sumó a China y a Rusia, que le prestaron a Venezuela miles de millones. Chávez gobernó hasta su muerte en 2013 y todavía es considerado un héroe de los pobres.

Pero su gobierno gastó demasiado en programas de asistencia social y fijó precios para todo. Las tierras agrícolas primero fueron declaradas propiedad del Estado y luego abandonadas. Por lo que el país se convirtió dependiente de la venta de su petróleo en el exterior.

Antes de morir, Chávez eligió a Maduro como su sucesor y este mantuvo las prácticas del régimen. Su gobierno, además, dejó de publicar estadísticas fiables, incluyendo las cifras del crecimiento económico e inflación. También aceptó millones en sobornos para proyectos de construcción y acumuló deudas que todavía lucha por pagar.

Mientras tanto, el único producto que le quedaba a Venezuela empezó a devaluarse.

Para 2014, el precio del petróleo era de unos 100 dólares por barril. Pero entonces, varios países comenzaron a extraer más cantidad de este producto porque dejó de ser inaccesible: ahora podía ser dragado con nueva tecnología. Al mismo tiempo, las empresas a nivel mundial dejaron de comprar gasolina. Así que el exceso de petróleo llevó a que el precio global cayera a 26 dólares por barril en 2016.

Hoy en día está alrededor de los 50 dólares, lo que significa que los ingresos de Venezuela se redujeron a la mitad.

T

El. país ha sido llevado a un colapso sin precedentes.

 

 El colapso ha sido inminente, el país ha cambiado, su gente ha cambiado.